De regreso


Tenía olvidado por completo este sitio y hoy, al ver las estadísticas me sorprendí porque ha sido muy visitado últimamente. La razón es simple: ya es tiempo de calaveras y es lo que predomina en el buscador.

Este año no tenía deseos de escribir ninguna, pero de pronto me impregno del ambiente y no resisto la tentación de empezar a escribirles a los compañeros de trabajo, parientes, amigos y a personajes famosos que estén vivos. Escribirle calaveras a los difuntos no me parece correcto ni divertido.

Lo malo de todo esto es que algunas autoridades se han vuelto muy “delicadas” y no aceptan ninguna crítica, ni siquiera en tono de broma. El año pasado me censuraron una calavera que envié al periódico. Un informante interno dijo que en cuanto la leyeron, la aventaron como si quemara.

Hoy tengo un gran reto: quiero seguir participando y claro que también ganar. Espero tener la suficiente inspiración para hacer calaveras de calidad, que no lleguen a ser ofensivas y, sobre todo, que diviertan.

Gracias a todos los que me visitan, espero empezar a escribir más seguido en este medio.