Morir soñando


niebla-15De pronto me siento como el personaje Augusto de la “nivola” Niebla, cuyo autor es Miguel de Unamuno.
Cuando leí ese libro, me identifiqué con el personaje, pues vive confundido y hace varias reflexiones profundas, mezcladas con humor. ¿Quién no ha pasado por esas raras etapas?
El querer morir y al mismo tiempo aferrarse a la vida. Siempre nos enfrentamos a crisis existenciales y para algunos es más difícil sobrevivir. Los escritores tienen el poder de expresar su dolor y Miguel de Unamuno es una clara muestra de lo que se puede escribir en momentos desesperados.
Comparto este bello poema, que en pocas y sencillas palabras expresa toda la tribulación que puede sentir una persona.
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-
Morir soñando, sí, mas si se sueña 
morir, la muerte es sueño; una ventana 
hacia el vacío; no soñar; nirvana; 
del tiempo al fin la eternidad se adueña. 

Vivir el día de hoy bajo la enseña 
del ayer deshaciéndose en mañana; 
vivir encadenado a la desgana 
¿es acaso vivir? ¿y esto qué enseña? 

¿Soñar la muerte no es matar el sueño? 
¿Vivir el sueño no es matar la vida? 
¿A qué poner en ello tanto empeño?: 

¿aprender lo que al punto al fin se olvida 
escudriñando el implacable ceño 
-cielo desierto- del eterno Dueño?

Miguel de Unamuno.

 

Anuncios

Laberinto


laberintoPor un tiempo eres feliz recorriendo el laberinto de tu vida. Por más complicada que parezca, te entretiene el hecho de experimentar cosas nuevas, de buscar otras emociones y  existir sin  metas específicas.

Pero un buen o mal día, todo cambia. Te das cuenta que estás en el mismo punto donde iniciaste y todo lo que considerabas como un avance, no te ha servido de nada.

Lloras, te lamentas de tu suerte y te propones terminar con todo y empezar desde cero.

Pasan los días y nada cambia. Regresan las sensaciones, los deseos, los momentos de aparente bienestar.

Te dices que todo está bien y sigues adelante con el mismo estilo de vida.

Empiezas a recorrer el mismo laberinto…