Reformas y estrés


El comienzo de un año siempre trae consigo propósitos, pero también una cantidad impresionante de estrés, sea cual sea tu condición personal, familiar o económica. Hay algunos empleos en los cuales se carga toda la tensión del mundo y uno de ellos es la contabilidad. De enero a marzo hay que hacer cálculos y presentaciones extraordinarias que las autoridades se empeñan en cambiar una y otra vez.  Surgen nuevas dudas, nuevos errores y hasta nuevas multas.

Ayer fue un día difícil, creo que hoy también lo será; todos los detalles que surjan van a pasar al olvido si todo sale bien, pero si existe algún error, te lo van a recordar de una manera poco agradable.

Gracias a Dios tengo trabajo y también gracias a Él puedo sacarlos adelante a pesar de las dificultades.

Quienes se dedican a esto, saben perfectamente de lo que hablo y quienes no, están empezando a comprenderlo si viven en México, pues con las nuevas reformas fiscales, hasta el vendedor de chicles en los semáforos tiene que saber un poco de contabilidad.