Imprudencias mortales


Los accidentes son terribles, más cuando las víctimas son niños.  El estado de Chihuahua ha sido escenario de múltiples tragedias en este año y siempre que suceden, vemos de qué manera se podrían haber evitado. Como dice el dicho: “Ya ahogado el niño, ahora quieren tapar el pozo”.

Ayer despertamos con una aterradora noticia: Tres niños murieron en un incendio y al parecer lo originó un “diablito” conectado a un poste de la Comisión Federal de Electricidad. Con lo caro que es el servicio de luz, no me atrevo a juzgar a las personas que hacen usan ese recurso, aunque no deja de ser incorrecto.

La gente y los medios de comunicación dan más detalles, mas no quiero seguir escuchando; una escalofriante sensación me recorre todo el cuerpo y ahí permanece por varios días.

El padre de los niños y otro hijo de éste, están muy graves. Me estremezco ante el dolor que debe sentir la madre de estos pequeños, de verdad no tiene nombre una tragedia de esta magnitud, igual que no lo tuvieron los accidentes de la maquila Blueberry en Juárez y el Aeroshow en Chihuahua.

Las heridas físicas, psicológicas y espirituales permanecerán por mucho tiempo, hay personas que no se recuperan nunca. Quise escribir esto porque lo navega en mi mente una y otra vez y necesita salir para que no me afecte en demasía.

Debemos estar agradecidas todas las personas que no hemos pasado por hechos tan traumáticos. A veces queremos morir por una decepción amorosa o por creer que nadie nos acepta, pero eso deja de tener importancia al sufrir una catástrofe.

La imprudencia es la causa principal de los accidentes y la mayoría de nosotros queremos creer que sólo les pasa a los demás, que estamos exentos de tragedias. Dejamos de ponernos el cinturón de seguridad y a veces también a nuestros hijos pequeños, creyendo que es imposible que suceda un choque. La automedicación se practica de forma general, hacer conexiones eléctricas peligrosas es una constante, no darle mantenimiento al calefactor de casa es otro riesgo inminente. La lista es muy larga.

Las noticias malas se extienden por todos los medios en unos cuantos minutos y empiezan los comentarios de los lectores, los cuales pueden ser crueles e injustos con las víctimas. Buscar culpables se ha convertido en un deporte mundial, existan o no.

Somos imprudentes al opinar y condenar a la ligera. A veces las discusiones se tornan agresivas y tan cargadas de palabras altisonantes, que hasta se pierde el tema.

Los imprudentes, borrachos, asesinos e infieles son los demás, mientras no seamos cachados en un de esas situaciones.

Prudencia es la clave para evitar la mayoría de las tragedias. Usémosla.

Anuncios

2 comentarios en “Imprudencias mortales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s