Navidad, Feliz Navidad


compranavidad476_0De nuevo las compras de última hora: filas, mal humor, congestionamiento vial. El aguinaldo que esperamos todo el año se esfuma como un suspiro, las visitas foráneas nos asustan al imaginar el caos de esos días interminables.

Recuerdo la última navidad, tan parecida a las anteriores. Mi madre agotada, con un genio terrible porque el tiempo no le alcanza y los hijos no tardan en aparecer. Faltan dos días para la gran fiesta y uno de sus retoños decide llegar de sorpresa a las tres de la mañana acompañado de su numerosa familia, justo cuando la hacendosa mujer acaba de cerrar los ojos.

Unos fuertes golpes a la puerta desvanecen el sopor, las piernas le pesan al levantarse. Abrazos, besos y la obligatoria invitación a cenar. Todos aceptan.  Mientras los atiende, su cerebro gira pensando en cómo acomodar de forma decente a cinco visitantes inesperados.

Vuelve a la cama una hora antes de que suene el despertador. Despierta y respira hondo. Quisiera dormir más, el día entero si fuera posible, pero ella no se puede permitir ese lujo.

Veinticuatro de diciembre. Apenas es el comienzo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s