Primera persona


Cambié tu nombre por el mío. Me enamoré de la soledad, de la fortaleza sin ti.

Disfruto el aroma singular de este cuerpo febril, venero la sonrisa de unos ojos diáfanos, saboreo mi boca anhelante.

Indulgente, abrazo a la mujer herida por tu causa, a la dama que algunas veces hiciste sentir casquivana por absurdos motivos.

La cobijo con suavidad. Comprendo sus temores, destierro toda culpa.

No le prohíbo lágrimas al atardecer, sólo le prohíbo que el alba ilumine ese mismo llanto.

Anuncios

2 comentarios en “Primera persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s