Las medallas de la vida


Terminaron los Juegos Olímpicos Londres 2012 y, después de tan importantes eventos, siempre queda algo de nostalgia, aunque también se prestan a grandes reflexiones.

Bastantes sacrificios pasan los atletas para lograr una sola medalla. Cuatro años de preparación  y sólo unos minutos de competencia. Presiones terribles a cambio de unos momentos de gloria, siempre y cuando alcancen los tres primeros lugares.

Si comparamos este acontecimiento con la vida diaria, se puede concluir que cualquier meta implica sufrir privaciones, renuncias, empeño. Confieso que los primeros días de los JO no me llamaba la atención ver las competencias y menos cuando México era participante. Una sensación derrotista recorría mi espíritu y cualquier fracaso de mi país lo consideraba como propio.

“Tanto estrés, tanto esfuerzo… y todo para nada”

La misma historia de siempre:

  • El “ya merito”
  • El “honroso” cuarto lugar.
  • La “destacada” participación.
  • Los errores de los jueces.
  • La falta de apoyo del comité.
  • Y los famosos etcéteras.

Cuando México obtuvo su primera medalla, mi fatalismo continuó. La prueba de clavados me produce ansiedad, pues una sola ronda puede echar por tierra tres rondas bien ejecutadas. No vi esa competencia, también me perdí muchas otras, con esa apatía que no me dejaba disfrutar ese tipo de emociones.

Me interesé en el partido de futbol México-Japón y fui siguiendo los detalles por internet. La victoria me entusiasmó, pues ya ‘teníamos’ una medalla asegurada y era posible obtener la de oro. Brasil fue el rival y de nuevo esa sensación de que va a ocurrir “la misma historia de siempre”. No fue así. ¡México pudo lograrlo!

Casi toda la gente sonreía, las noticias de violencia no sobresalieron y en primera plana apareció el equipo mexicano con sus medallas de oro,  muy orgullosos.

Alegría en el país, al menos por unas horas.

Lo podemos considerar un milagro, aunque se trate de un partido de futbol. Hay opiniones encontradas, como en todo:

  • “Nos lavan el cerebro con un partido”
  • “De seguro fue arreglado”
  • “País mediocre que se alegra con un simple partido de futbol”
  • “Los problemas no se arreglan con una medalla de oro”
  • Y continúan los etcéteras.

En conclusión, a mí en lo personal me ha levantado el ánimo ese “simple partido”, pues se rompió una maldición creada por nosotros mismos, ésa que nos decía hasta el último segundo de juego: “Vamos a perder, vamos a aflojar, Brasil va a derrotarnos como siempre”

Se hizo historia, se rompieron esquemas y la mentalidad del mexicano está cambiando.

Nos falta demasiado, no sólo en el deporte, en diversos ámbitos, pero sé que hay cosas que creímos imposibles y son posibles de alcanzar.

En lo personal pasa lo mismo. A veces me doy por vencida antes de tiempo.

 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Las medallas de la vida

  1. En España solía decirse “jugamos como nunca, perdimos como siempre” referido a la seleccion nacional de fútbol (cuando no ganabamos nada de nada). Lo curioso es que ese fatalismo o esa necesidad de hacernos la víctima ha seguido incluso con la llegada de los éxitos deportivos en el futbol…. ahora los críticos no critican las derrotas (ya que no suele perder nuestra selección) sino la forma de jugar, que si un jugador le ha llamado tonto al otro , que si el entrenador no coloca a fulanito… o cambia a menganito…. que si ganamos pero no enamoramos… … bla bla bla….

    Sin duda la eterna insatisfacción de mucha gente y la envidia (como no) de quien critica con el fin de quitar del puesto a uno para meterse él o meter a su amigote.

    Felicidades a México y espero que sea el primero de muchos triunfos 🙂

    • Cuando estaba leyendo tu comentario, hasta me causó gracia la frase: “Ganamos como nunca, perdimos como siempre”, porque aquí en México se usa muchísimo y no creí que ustedes también la usaban. Tienes razón, se gane o se pierda, siempre van a existir los comentarios negativos, las ganas de estar fatalizando todo. España ha conseguido varios logros, tienen a los mejores jugadores el mundo en su liga y ni con eso cesan las críticas. Lo bueno es que esos momentos de felicidad a la afición son realmente satisfactorios. Muchas gracias por tu felicitación, siento que México sí ha avanzado en este deporte y esperemos que lleguen más triunfos.

      Que tengas buen día y también grandes triunfos en todos los ámbitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s