Cuánta verdad encierran estas cuantas palabras. Tarde o temprano nos matará el aburrimiento de vivir una vida que nos imponen y por temor a las críticas o parecer “diferente”, hacemos lo que la mayoría considera normal.

Anuncios


Creo que esto resume a la perfección la clase de mundo que hemos creado. Por eso sentimos tanto vacío en nuestro interior y un terrible aburrimiento por la vida.

La Mamá Oca

La paradoja de nuestro tiempo es que tenemos edificios más altos y temperamentos más reducidos, carreteras más anchas y puntos de vista mas estrechos.
– Gastamos más pero tenemos menos, compramos más pero disfrutamos menos.
– Tenemos casas más grandes y familias más chicas, mayores comodidades y menos tiempo.
– Tenemos más grados académicos pero menos sentido común, mayor conocimiento pero menor capacidad de juicio, más expertos pero más problemas, mejor medicina pero menor bienestar.
– Bebemos demasiado, fumamos demasiado, despilfarramos demasiado, reímos muy poco, manejamos muy rápido, nos enojamos demasiado, nos desvelamos demasiado, amanecemos cansados, leemos muy poco, vemos demasiado televisión y oramos muy rara vez.
– Hemos multiplicado nuestras posesiones pero reducido nuestros valores.
– Hablamos demasiado, amamos demasiado poco y odiamos muy frecuentemente.
– Hemos aprendido a ganarnos la vida, pero no a vivir.
– Añadimos años a nuestras vidas, no vida a nuestros años.
– Hemos…

Ver la entrada original 370 palabras más

Esos difíciles momentos


Estoy en una etapa de ansiedad, mis días terminan como empiezan: enmedio de lágrimas atoradas, dolores de cabeza y una total apatía por vivir. No sé si toda la gente pasa por esta situación, sé que es muy común, pero me gustaría saber si hay quienes pueden ser inmunes a este  fenómeno maligno.

Diaramente pienso demasiado y llego a la conclusión de que nada está bien en mi vida. Es hora de cambiar, destruir aquellas cosas inútiles a las que me aferro y desde hace tiempo convertí en “motivos” para respirar.

El proceso es difícil, no hay duda, lo estoy viviendo ahora y sé que varias personas me consideran una loca, pues nadie siente lo que yo; nadie comprendería por qué cambió mi actitud de un día para otro, por qué me refugio en el silencio.

Salir de la “zona de confort”, como la llaman los psicólogos, cuesta mucho y la tentación de regresar es muy fuerte. A veces esperamos una señal, una palabra que nos invite a instalarnos de nuevo en la inconsciencia, para simular que somos felices en esa zona vacía. La tentación es grande y varias veces he retornado para ser dichosa unos minutos, pero el precio a pagar resultó excesivo.

Quizás no he dicho nada, tal vez sólo cantinfleo. A ese grado está mi mente, mi alma, mi vida entera. No es un solo motivo, es una bola de nieve que se acumuló cada día y es hora de eliminarla, aunque las condiciones sean adversas.

Dicen que no es el entorno, que uno mismo crea su propia tormenta. Quiero creer eso y hacer que vuelva a brillar el sol en mi mundo.

Estoy cansada… muy cansada.

 

 

 

 

 

 

Información en Internet


Hoy es uno de esos días en que tengo miedo de muchas cosas. No me he sentido bien de salud y esa enfermedad que creí terminaría pronto, ya tiene más de una semana conmigo. Para acabarla, (como se dice vulgarmente) mi pequeña hija de 16 meses ha tenido fiebre también por varios días y esa preocupación constante hace que mi recuperación sea más lenta.

Gracias a Dios, mi bebé ha gozado de buena salud desde su nacimiento, pero en cuanto algo le pasa, mil temores se apoderan de mí. Así me pasó en el embarazo y ahora que existe tanta información en internet, (buena y mala) puedo leer sobre una gran cantidad de enfermedades y relaciono los síntomas con todas las que se mencionan en la red.

Debemos tomar en cuenta que cualquier persona tiene acceso a internet y puede dar consejos o testimonios válidos, sin embargo, no se puede creer en todo lo que se escribe.

Anoche caí en esa trampa de información que me afecta enormemente.  Hoy llevo a mi hija al médico y espero que mis temores sean infundados.