¿Y por qué tan amargada?


“Vieja amargada” es una de las frases que más nos causan daño a las mujeres. Siempre que alguien desea hacernos sentir mal, nos dice eso por cualquier motivo.

Si te quejas por algo (aunque tengas razón), eres una amargada; si defiendes tus derechos, también lo eres; si tienes un mal día y se nota en tu cara, Dios te libre de las críticas. Esas palabras tienen tanto efecto, que empezamos a analizar nuestra vida y hasta llegamos a creer que tienen razón.

Hace unos meses tuve un altercado con una vecina que acostumbra estacionarse enfrente de la cochera de mi casa (entre otras tropelías) y, como sucede a menudo, por evitarse problemas, mis padres nunca le dijeron nada. Una vez que estaba yo ahí, llegó un carro repleto de gente, se pararon enfrente de la cochera y salieron tirando basura a diestra y siniestra, lo cual me indignó bastante. El piloto era la susodicha y cuando bajó le grité por la ventana que por favor se quitara de la cochera . Con una expresión indignada, me contestó:

-¡Sí, ya me voy a quitar!

Luego alguien de su familia le gritó algo que no supe qué era y ella a su vez vociferó:

-¡Sí, ya voy, pues ya me dijo la “vieja amargada” que me quite!

Yo no acostumbro decir groserías, pero en ese momento tuve ganas de tener un amplio repertorio. Sólo acerté a decir: “Ahora resulta, vieja gorda”. El coraje fue terrible, aunque ahora me dé risa. Lo curioso es que nos afecte la opinión de ese tipo de personas por demás indeseables y lo cómico en este caso, es que, gracias a las acciones de ellos mismos, nos consideran amargadas.

 

Existen muchas frases ridículas que hasta los “amigos” o parientes nos dicen, como:

-Ya cásate.

– Uuuh, has de estar en tus días.

– ¿Qué no te dieron anoche?

Y muchas más…

 

Puede ser que algunos, después de leer esto, digan:

“La autora está amargada”

 

 

 

 

 

 

Anuncios

4 comentarios en “¿Y por qué tan amargada?

  1. Si algo te molesta de alguien es porque quizas está en ti, quizas tu misma te lo dices o una parte de ti, … solo la piedra que está en nuestro camino es la que nos molesta, las demás no nos importa que esten donde quieran estar.

    Pero es sin duda una falta de respeto por parte de la gente que te pueda llamar así … aunque una oportunidad para trabajarte ese en ti, la forma en como te tratas 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s