De esas visitas no quiero


Imagen

GRACIAS POR LA VISITA

Prima adorada, no sabes qué gusto me da encontrarte viva, pues por lo general nadie se salva en casos como el tuyo.  Me doy cuenta  que te cuesta trabajo mover los brazos, no deseo alarmarte, pero puede ser indicio de algún daño grave en el cerebro.

Ya sabes que cuentas conmigo para cualquier cosa, tengo dos lugares apartados en el panteón y te ofrezco uno con toda el alma. Y hablando del alma, ¿crees estar preparada para dar cuenta al creador?, mira que yo puedo llamar al Padre Morticio, experto en la materia. Mucho tiempo trabajé con él y me tocó presenciar cientos de veces el rito para ungir enfermos, en otra ocasión te cuento a detalle, aunque viendo tu semblante no sé si habrá otra ocasión.

No tienes ganas de contestar, es mejor retirarme. Sacrifico mi día para venir hasta acá, y mira que de verdad está lejos, tengo que tomar dos camiones, caminar cinco cuadras, luego subir una cuesta terrible… todo para que me ignores.

Eso me gano por andar de buena gente.

 

Existen muchas personas que disfrazan el mal de bien. Andan por la vida “haciendo caridad” y ufanándose de ello, sin reflexionar en todo el daño que causan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s