Y seguimos creyendo


El amor es un tema tan trillado, que hay personas reacias a hablar al respecto, sobre todo quienes dicen ya no creer en él o de plano afirmar que no existe. Sin embargo es el más socorrido de los temas en cualquier tipo de historia, los chismes de relaciones que empiezan o  “truenan” están a la orden del día. Renunciamos una y otra vez a ese extraño sentimiento, pero vuelve a aparecer cuando menos lo esperamos.  El dolor de perderlo es inmenso, por eso al encontrarlo nos agobia el miedo de que termine.

Hace algunos días estaba viendo una película mexicana en blanco y negro, de esas que son dramáticas a morir. Era la historia de una mujer que posaba desnuda para un pintor y ambos se enamoraron, aunque nunca pudieron casarse porque la familia de él se negó rotundamente. “Una mujer que posa de esa manera ante un hombre no puede ser una buena esposa”, argumentaban.

Por supuesto que el “enamorado” galán se casó con otra y la tuvo como amante toda la vida. Las dos sufrían (amante y esposa)  y la farsa continuó hasta la muerte del pintor.

Una de las frases que ella dijo en algún momento decía más o menos así: “No puedes evitar el sufrimiento, aunque conozcas el amor más bello y profundo”

Parecen situaciones tan cotidianas, tan comunes, pero el dolor de cada persona es diferente y a la vez muy parecido. Sentir que el mundo se desmorona en cada ruptura nos seguirá sucediendo sin poder evitarlo. A menos, claro, que estemos destinados a algo peor: Sufrir por no haber sido capaces de enamorarnos nunca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s