¿Tolerancia o debilidad?


Hay muchas cosas que me molestan a diario, algunas llegan al grado de ponerme de mal humor. A veces no he querido externarlo por temor a que me consideren intolerante, pero luego me pregunto por qué a otras personas no les importa causar molestia a los demás. Si yo sé que a alguien a mi lado le disgusta determinado estilo de música, aunque a mí me agrade, evito ponerla cuando esa persona está cerca. A mi manera de ver es una forma de respeto, aunque a veces mi acción pase desapercibida.

Pues bien, hay gente que al escribir en computadora hace más ruido que un taladro y cuando “chatea” hace el doble de escándalo. Me da la impresión de que dice: “mírenme, cómo soy solicitado”. Quisiera decirles que las teclas son blandas, no es necesario romperlas, basta con tocarlas o hasta “acariciarlas”.

También los sonidos repetitivos cansan el cerebro, ya sean música o comerciales. Es por eso que la política me cansa tanto, no es más que la misma cantaleta una y otra vez.  A cualquier mente pensante debe fastidiarle. Me pregunto dónde está la línea entre la  tolerancia y el autoestima. Si a otros les vale lo que estoy sintiendo, ¿por qué me cuesta llamarles la atención?

Y si he parecido intolerante con este escrito… ¡Me vale!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s